Google+ Followers

domingo, 3 de julio de 2016

EL EXITO DE UN FRACASO

Confieso que desconozco totalmente porque un partido político tiene  éxito.

Logotipo del Partido de Estudiantes (con o sin Coleta)
Pero imagino porqué fracasan.
Me refiero en España y al porqué del derrumbe de Podemos o de Unidos Podemos, o como se llame la próxima vez.

Cuando se tienen ideas atrasadas más o menos 70 años, ésta es la 1ª garantía de fracaso. Ha pasado mucha agua desde los primeros años del siglo XX hasta ahora. Por más que se quiera barnizar esas mismas ideas de un contexto de modernidad que el público, las masas votantes, finalmente descubren.

La 2ª condición para que se fracase en un emprendimiento político es intentar convertirse en "Traductor" de las necesidades populares; como una especie de "iluminatti" que viene predestinado por sus dones a entendernos y resolvernos todos nuestros problemas. La gente será inocente pero no boba. La mayoría hemos vivido escuchando promesas que finalmente fueron como intentar escribir sobre el agua.

La 3ª condición para fracasar, es la soberbia. El actual responsable de ese partido, es un Profesor Universitario, encantado de conocerse, una especie de lobo, últimamente vestido con piel de cordero. Y los que están con él en esa manada, la mayoría intelectuales, siguen su ejemplo.

Es complicado distinguir entre inteligencia y aptitud. Puedes tener la primera pero la segunda no se consigue a los gritos ni con el engaño de promesas peligrosas.
Orígenes supuestos de la financiación de esta estudiantina.
Tampoco cuando te enteras que la financiación del partido parece venir de las oscuras entrañas de una dictadura como la Venezolana, enmascarada en informes y estudios muy difíciles de creer, por su temática y por la valorización de los mismos en un mercado donde los precios son bastante bien conocidos.

La gente, precisamente, en ese momento donde va a tomar la boleta para votar, aunque no lo haya pensado antes, suele tener una "iluminación" instantánea que la hace escapar de tanta palabrería hueca; de tantas promesas; de tanta postura infantil, propia más de una estudiantina universitaria que de una propuesta sólida. 

El cerebro es el Sr. Iglesias  (a la derecha)

De ahí el éxito del fracaso de Unidos-Podemos. Un partido que, vaticino, estallará por el aire, o se disolverá como un azucarillo en el café si persiste en tratar de convertir la Política en las Asambleas del Centro de Estudiantes de cualquier Colegio o Facultad de comienzos del siglo XX.

Y a sus engolados dirigentes, con o sin coleta, con pantalones vaqueros y camisas de Supermercado, les quedará, al menos, decir: ¡-nuestro fracaso fue todo un éxito!.

2 comentarios:

  1. Fernando leo con atención tu artículo desde la calma de las Baleares. Efectivamente con matices dices verdades que los que somos más mayores ya las conocemos, la gracia desde mi punto de vista es que ahora parece ser que no se necesita ser gente mayor para entender lo hay detrás de las promesas, (una ruda y real falsedad)
    un abrazo. Arturo

    ResponderEliminar

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.