Google+ Followers

jueves, 7 de abril de 2016

EL INVASOR



EL INVASOR

Hacía poco tiempo que su mujer lo notaba raro. Tal vez, pensó, algún mal amigo lo influía.
Pero no fue una amistad buscada. Se presentó o como decía su esposa: -“apareció”.

No fue de fácil aceptación para nadie, pero él parecía no darse cuenta, ni darle importancia.
Poco a poco, nuestro personaje fue perdiendo iniciativa, mientras el otro las tomaba.
Día a día se entrometía más en la familia.

Era cansador. Realmente muchas veces hacía perder la paciencia.

Querían alejarlo de ese indeseable que estaba cambiando al hombre que todos habían conocido. Pero no se podía hacer casi nada.

Se les dijo que había que tener templanza, que no había que bajar los brazos; que así como nadie lo buscó, no se iría más y que habría que considerarlo ya como un miembro de la familia, para desgracia de casi todos. Porque eso, no tenía solución.

Él no se daba cuenta de casi nada. Vivía como en otro mundo, sin preocupaciones, en silencio. Casi sin memoria. Sin tensiones.
Y casi sin afectos. No recordaba nada. Ni de su trabajo, ni de sus hijos, ni de sus nietos.
Sólo parecía compartir algo con ese indeseable…

El afecto y respeto que había ganado en su familia a lo largo de los años, se perdía irremediablemente; semana a semana. Su pasividad y desinterés agotaba. No era el mismo.
Su mujer ya también parecía otra y desmejoró su salud. Había perdido hasta las ganas de vivir. No podía creerlo. Su hombre, con quien había fundado la familia y educado sus hijos; que había sido toda actividad, fuerza y coraje, convertido en una especie de mueble sentado, con la sonrisa perdida o un rictus indescifrable pero triste.

Hizo una reunión con toda la familia y tomaron la decisión.
 
No podían sufrir más. Habían perdido la batalla contra el INDESEABLE INVASOR, que también se presentó y dijo su nombre: Alzheimer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.