Google+ Followers

miércoles, 28 de enero de 2015

VERDUGOS Y DECAPITACIONES



DECAPITACIONES y VERDUGOS


(*ver nota al final)

La alegría del verdugo. El deber cumplido...
En los yihadistas, la decapitación o corte de cabezas es una práctica normal para intentar cobrar un secuestro o librarse de un enemigo, tal como se aprecia en los escalofriantes documentos de video que nos regalan con lamentable y bastante frecuencia.


En otras religiones la lapidación de mujeres es otra forma corriente de convencerlas que se porten bien, que no sean promiscuas, respeten al Islam y al marido, aunque este las muela a golpes o las crea un animal de compañía para preñarlas y criar niños.


En occidente, créase o no, estas prácticas existen pero de otra forma un poco más sutil y menos sangrienta.


Veamos.


Nos decapitan el futuro, quitándonos la verdad, el respeto, la ilusión, el trabajo.


Nos lapidan nuestra esperanza con la constante corrupción, donde el precio del dolor lo pagamos los que no cometimos el delito.


El resultado de estas prácticas es bastante parecido. Gente descabezada en ambas culturas, que se pregunta: -¿en qué se equivocó para pasarla tan mal?


La diferencia entre una manera y otra de cometer estas ejecuciones es distinto.


El personaje decapitado por el verdugo, una vez realizado el atroz castigo, ya no sufrirá más.


En Occidente, nos decapitan y nos lapidan a diario. Y no hay un verdugo hay demasiados. Y el castigo se prolonga y no cesa.

Nuestros verdugos son los políticos de todos los partidos, que en hordas crecientes, se pelean por realizar esos trabajos y se ocupan como exquisitos e incansables verdugos, para que no nos falte el sufrimiento diario.


Políticos: Los verdugos de nuestra ilusión
En ambos casos y esto es un grado de parecido sorprendente, los verdugos de ambos tipos, sufren antes y ahora del mismo asco y descrédito popular. 

Pero hay diferencias sorprendentes: 

Antes casi nadie quería hacer ese trabajo, por eso se vestían con una túnica y no se les veía el rostro. Y venían de otros pueblos para no ser reconocidos.

Monumento merecido al político.
Ahora se pelean por aparecer en los medios a cara descubierta y sonrientes siempre listos a engañarnos con palabras huecas y acciones miserables, que muchas veces duelen más que un sable en nuestras carnes.

Tanto el verdugo que mata físicamente como el de occidente consiguen sus objetivos: o la supresión final de nuestra vida física, o la de nuestra ilusión. 

Me pregunto: -¿quién castigará a los verdugos y pondrá un poco de justicia y tolerancia en estos tiempos? 

Con estas lapidaciones y ejecuciones, en general no perdemos la vida.

Sólo perdemos (ni más ni menos) la ilusión que es el motor más importante del ser humano.
________________________________________________________________

(*)Nota: disculpen la crudeza de la foto. Es sólo una representación real de la barbarie.

6 comentarios:

  1. Yo pienso de una forma similar. Se han autolapidado las confesiones religiosas, de cualquier orden, y han erigido un nuevo ídolo no ya de oro, simplemente de dinero que da mucho poder. La gente lucha, mata y muere por dinero. No hay otro interés, preocupación u objetivo. ¡Un Dios de papel!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Boris por el comentario. Siempre justo y equilibrado.
    Otro tema: cuando quiera pruebe nuevamente votar en la encuesta. Yo pedí a un amigo que votara desde otro ordenador y registró el voto. Muchas gracias y seguimos en contacto.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo. Patética realidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos y un abrazo desde Barcelona!

      Eliminar
  4. Bastante pesimista lo suyo.
    Creo que es incomparable una situacion con la otra. Lamento tener que decir que suena bastante superficial, ya que no ahonda en las causas de ambas "decapitaciones", que son muy complejas. Vivimos una era de crisis economica mundial debida a grandes errores y cuya salida , si es aun posible se discute cada dia.,Los argentinos (ya no vivo alla) hemos pasado crisis desde que tengo memoria. Los chistes de Mafalda de los 60 sobre el tema son actuales siempre. Ahora es mundial, aunque no tan grave como suele ser en Argentina.Ya no creo en teorias conspirativas (aunque las hay como algunas brujas). El FMI, los bancos, el banco europeo, etc , no fueron creados para torturar al ciudadano de a pie, que trata de laburar para vivir. No es que quieran destruir el mundo, como los archivillanos de las peliculas de superheroes. Donde van a vivir despues? Los sintomas de la crisis son conocidos. El diagnostico dificil y el tratamiento incierto. Las medidas clasicas no parecen funcionar, Por ejemplo, la austeridad que les sirvio a los alemanes en su crisis de los 90 , cuando tuvieron que apretarse el cinturon para bancar a la pobre e ineficiente Alemania del este , despues de la unificacion, puede no ser aceptable o aplicable en Grecia , España, Portugal ... Quien sabe. El tiempo dira...
    Bueno, muchos saludos y disculpe que me haya enrollado un poco. Chau

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu comentario. Da gusto recibir opiniones como la tuya. Equilibrada y sincera. Cuando los humanos (ésta especie de nueva generación en lo que nos han convertido) nos demos cuenta que el que no piensa como nosotros no es un enemigo, sino sólo un adversario, seguramente los temas mejorarán. Saludos y hasta cuando quieras!

    ResponderEliminar

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.