Google+ Followers

viernes, 7 de febrero de 2014

LA FÁBULA DEL BIDET DE LA INFANTA




UNA ANTIGUA FÁBULA o LEYENDA


Hay en España, además de un Rey, cuya utilidad es cada vez más discutida, unos hijos cuya utilidad está demostrada como absolutamente nula.

A las mujeres, se les llamainfantas”, aunque tengan 85 años…

La Infanta (cercana a los 50 años)
Bien. Una de ellas, llamémosla Cristina, se casa con un exjugador de balonmano pongámosle Iñaki, (por lo que ya podréis imaginar del consorte, su altísimo coeficiente intelectual y cultural). Este muchacho además obtiene con ayuda de esa inteligencia privilegiada... una Licenciatura relámpago de algo, en una Universidad Privada. Tan rápida como un pelotazo de su vieja época...
Aunque tambien se dice que lo ayudó un poquito (sólo un poquito, eh?), estar casado con la hija del Rey y un avispado profesor que vió en él un futuro filón comercial. Pero, tal vez sean sólo malas lenguas...


La parejita exitosa, hasta que...
Bueno. Este joven alto, buen mozo, de cara de no romper un plato, empieza a gozar de las mieles del éxito. Además le han dado un título nobiliario, que denominaremos Duque de una isla remota. Y esto, abre puertas...

Él, raudo como cuando jugaba al balonmano, empieza a recorrer todas las provincias con gobiernos de una sigla (por darle un nombre, pongamos PP), toma trato con las complacientes autoridades gubernamentales y ofrece mediante su importante tarjeta de Duque y yerno del Rey+Licenciado en algo, organizar juegos, mecenazgo, convenciones, atención a ONG´s, seminarios sobre discapacitados, equipos deportivos de ciclismo y otras importantes tareas, para las que junto a un Socio, el profesor suyo y colaborador en su rápida carrera universitaria, generan un sinfín de Sociedades que dicen “sin fines de lucro”…con sede en España y más adelante en otros sitios paradisíacamente fiscales.

Por estas tareas cobra ingentes cantidades de dinero. Las actividades que ofrece, se realicen o no, poco importaba. El tema es que al Duque éste de fantasía, empiezan a lloverle millones que él distrae y/o ubica rápidamente en distantes países, convirtiendo sus sociedades aparentes en “con” fines de lucro, pero sin que nadie se entere... 
La esposa, que argumenta no estar enterada de nada, gasta sin embargo altas sumas de dinero derivadas de estas actividades del marido, en trivialidades y a manos llenas. Pero no se enteraba de nada...Claro con 4 chicos y su trabajo, sólo tenía tiempo de usar las tarjetas de crédito de esas sociedades, de las que sólo se enteraba de lo que ganaban.

La infanta esta, grandecita ya, no se enteraba de nada...
En ese devenir de cobrar millones y no gastar en empleados casi nada, dado que la mayoría de las veces sus informes eran un "copy & paste" de Internet decide incluir a su esposa, una Infanta de España, porque esto le abrirá más puertas y la invita a formar parte del 50% del capital de algunas de estas sociedades. La "inocente" Infanta, de todas maneras y aunque no se enterara de nada, ya gastaba como dije a cuenta del producido de estos “trabajos profesionales” de su marido a todo vapor. Por no enterarse, tampoco se dió cuenta que firmó ella misma un auto-contrato de alquiler de su propia casa (como lo leen!) como oficinas de una de la Sociedades, y que su auto-alquiler se deducía como gastos para pagar menores impuestos.

De esos barros, éstos lodos. Viajes a lugares exóticos, compra de un chalet palaciego de 6 millones de euros, clases de liderazgo y clases particulares de salsa y merengue, etc. etc. El ex-profesor, socio del Duque en estas trapacerías, para no ser menos, invita a su mujer a que haga lo mismo y la incorpora a estas "inocentes" Sociedades y piensa: -así que pasen 100 años, total…quién dirá algo?...soy socio del Duque, que está casado con la hija del Rey...

Pero hete aquí que un día cualquiera, un mal entendido, una investigación sobre un velódromo de una isla, una pelea, otro día una discusión, otro una desinteligencia con el socio por algún reparto de utilidades, hace que todo este andamiaje societario trastabille, se denuncien, y se llegue a un juicio que ya lleva como 3 años.

El bidet de la Infanta? Se entera de todo!
Y ahora viene la fábula del bidet de la Infanta. Suponen Uds. que alguien pueda creer que la Infanta no sabía la procedencia de los dineros que gastaba alegremente, estando en el directorio al igual porcentaje que su marido de estas múltiples compañías fantasma?

Creen Uds. que el marido no le contaba de sus hazañas de hombre de negocios a la noche cuando los niños dormían? Y si no estaba de acuerdo por qué no lo detuvo antes que sea tarde? Además cosa curiosa en una mujer, nunca le preguntó ni se interesó de dónde venía el dinero que tan prolijamente gastaban?

 Bueno, esto debe ser por la fábula que dice que el bidet de infanta sólo se entera de lo que su marido hace. La infanta no... Sólo lo usa

Nota: si no se entiende algo de este post, favor de llamar a la Casa Real. Saludos!

3 comentarios:

  1. Simplemente genial y divertido!

    ResponderEliminar
  2. Este... digamos "documento" sera parte del juicio supongo...sin dudas que la recreacion cientifica que incluye (la ultima ilustración) demuestra con claridad absoluta la inocencia de la infanta. Si, seguro que eso es lo que deben de estar pensando el rey y su principito, con lo inteligentes que demuestran ser los borbones...

    ResponderEliminar

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.