Google+ Followers

martes, 3 de abril de 2012

EL ESFUERZO INCOMPRENSIBLE


TRADICIONES: EL AÑO QUE VIENE, A LA MISMA HORA.

Estamos de acuerdo. Las tradiciones están para respetar. Pero se pueden comentar.
Una imagen a la cual rinden honores los creyentes.

No conozco los orígenes de los festejos de Semana Santa en España y como simple observador me produce estupor la importancia casi vital, que se le dan.

Otra imagen de su devoción.
No logro comprender, qué puede tener de religioso, cargar una plataforma pesadísima, con una estatua arriba a la que en general, se le adjudican milagros y favores, y se la adorna con carísimas vestimentas y adornos. 

Los "mozos" (es decir los varones que creen en esta figura religiosa) se "pelean" por entrar en el grupo y hacer ese esfuerzo. Otros vestidos de manera sorprendente, y fuera de esta plataforma, medio como extraterrestres o personajes de cuentos de hadas, van con una túnica y un cono en la cabeza de color llamado “capirote”.

Además, se la pasan practicando todo el año, para salir en Semana Santa con un tesón y esfuerzo que sería nada desdeñable para otras actividades como por ejemplo estudiar una materia de cualquier tipo (idiomas, ciencia, matemáticas, economía…)para un exámen.

Los cofrades con capirotes desfilando.
Pero no; se reúnen para levantar esos mamotretos barrocos, como en un concurso de halterofilia, cargados con la estatua, caireles, adornos de plata, velones, el resto de quincallería y abalorios que quepan en su interior y qué se yo qué más.


Abajo de esta plataforma hay gente que la sostiene y la lleva por las calles para ser vistas.
Pero este insólito esfuerzo, no tiene en cuenta el clima, que a veces juega malas pasadas. Y las fechas que se elijen, a veces son muy lluviosas. Si llueve,  el esfuerzo pasa a mejor vida, al no poder sacar “el paso” a la calle. Esto, en vez de motivar una airada reacción de los cofrades, o de adecuar la fecha a un día soleado,  se convierte en un lagrimeo general, tanto de los “costaleros” o portadores, como de los testigos que esperaban con ansiedad su salida, como si esto no lo hubiesen visto 30 veces igual en su vida.

Llantos por no poder sacar la imagen.
En síntesis, cuando no pueden salir…al demonio el esfuerzo, las noches de ensayo, la vestimenta, los conos de colores, túnicas y demás asuntos. A llorar y a conformarse entre abrazos de comprensión y de consuelo diciéndose unos a otros…”el año que viene otra vez lo intentaremos”. Se dice que no se conforma el que no quiere.

El llanto de los cofrades y acompañantes.
Y supongo que a los pocos días, empezará nuevamente el listado de forzudos que quieran incorporarse a este deporte de fuerza y de sentimientos, que, aparentemente, sólo entienden los fieles de estas reuniones y que se denominan “cofradías”. Nuevamente a limpiar las vestimentas, túnicas, a sacar brillo a la platería, a cambiar los collares de la imagen.

Los cófrades, como iniciados en esta especie de secta o club privado, miran condescendientes a los no-cofrades, cómo si la pertenencia a estos grupos fuese un orgullo eterno; sabedores de un secreto milenario que sólo ellos conocen...

No contentos con sus penurias, intentan a su vez que los hijos sigan y hereden esta curiosa tradición.

Portadores ensayando la procesión.
Pasa la vida,  y el año que viene se repetirá la historia de exaltación, fe, fuerza y lágrimas. Si tienen suerte saldrán, reventándose mas de uno la espalda por el peso (pero no importa), mientras caminan acompasadamente con la escultura arriba bamboleándose, en un espectáculo que más pareciera ser un comprensible gancho turístico-espectacular, que un sentimiento religioso.

Y si no pueden salir, siempre quedarán el consuelo, los abrazos y las lágrimas. Y hasta el año que viene, cofrades!

Hay otras tradiciones tan o más soprendentes como esta que me sorprenden tambien y serán comentadas, tal vez, en otras fechas próximas.

14 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu blog, está interesante. Tanto, que me hace plantearme la posibilidad de colaborar en él. Y eso que nunca me ha picado el gusanillo del blogging.


    A lo que iba. Opino que la tradición va en contra del progreso. Ya que por definición, tradición es:

    1. f. Transmisión de noticias, composiciones literarias, doctrinas, ritos, costumbres, etc., hecha de generación en generación.

    Es decir, si nosotros hacemos/pensamos lo mismo que nuestros padres, y éstos a su vez, lo mismo que los suyos; el progreso ideológico, científico, o de cualquier tipo, se ve gravemente mermado.

    Esto es fácilmente entendible si uno se pone en la piel de Galileo cuando anunció que la tierra era redonda. La "sagrada tradición" rezaba que la tierra era plana, y cualquiera que afirmase lo contrario era un hereje y debía arder en la hoguera.

    Además, hoy en día, quien crítica las tradiciones actuales, es considerado hereje, blasfemo, irrespetuoso y nunca se entra a debate con él. Con lo que se consigue que dicha crítica quede ninguneada y presentada como algo totalmente descabellado y ofensivo.


    Como ejemplo véase la forma en la que los medios intentaron hacer ver a la gente que el movimiento 15M no eran más que unos cuantos perroflautas antisistema.(Como bien señaló David Bravo en referencia a sus intervenciones en televisión, una táctica frecuentemente empleada para desacreditar a alguien es: si no puedes atacar el mensaje, ataca al mensajero).

    Espero que esto último no te ocurra a ti nunca, jeje.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Antonio: gracias por tu comentario. Tienes la puerta abierta para escribnir y colaborar sobre lo que desees. Creo que perros-flauta existen en todos los niveles. Y no estoy muy seguro que la tradición vaya en contra del progreso. Mira por ejemplo el Wisky. Se hace igual en los últimos 800 años más o menos, nadie discute y nadie pide por cambios... Como en todo hay cosas que mejor no tocar. Están y estarán bien. Un afectuoso saludo desde Barcelona.

    ResponderEliminar
  3. Amigo Fernando: Ampliaría su información acerca de las tradiciones relacionadas con la religión cristiana y la Semana Santa emplazándote a investigar acerca de las procesiones que se llevan a cabo en Filipinas, antigua colonia española, que se basan en la penitencia por la vía del dolor físico. A mi parecer, el colmo del fanatismo.

    Pensándolo bien y para no ir tan lejos, recuerdo cuando era chico, que pasaba las semanas santas en Zaragoza, donde los timbaleros, a fuerza de copear el bombo dejaban un rastro de sangre que brotaba literalmente de sus nudillos, empapando el bombo y el asfalto, acto que les hacía estar hasta una semana de baja laboral.

    Desde fuera de estas creencias, no sé si es la vía para acercarse a Dios, pero para acabar en urgencias no hay camino más corto.

    Como dice usted, estoy más cerca de odiarlo que de comprenderlo o incluso entenderlo. Pero sea, debo respetarlo en la medida que nadie me obliga a seguirlo (por el solo hecho de haber nacido en el Siglo XX).

    Un saludo y felicidades por el blog. Ya iré pasando por aquí para odiar de vez en cuando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias NuBus por el comentario. Aqui estaré para que me odien un poco y alienten otro poco.
      Que no sólo de pan vive el hombre... Saludos desde Barcelona.

      Eliminar
  4. Pero si hasta lo dice el refrán: Jesús que cruz!! ;) Yo tampoco lo entiendo, Fer, pero allá cada uno con su lomo. Lo que más gracia me produce es que a muchos de estos "fanáticos" se les puede aplicar otro refrán: A Dios rogando y con el mazo dando... Quizá deberíamos preocuparnos por cositas más importantes, como la situación del país, por ejemplo, que por el hecho de que llueva y no puedan sacar al muñequito en su trono de oro, y se les "agüe" la fiesta a los penitentes con sus caros atuendos y las señoras vestidas con sus mejores galas, incluida toca-mantilla.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por este blog. No soy muy dado a los blogs pero me voy a animar. Hablando de las tradiciones, hay que matizar.Primero,yo creo que las tradiciones son compatibles con el progreso y la Modernidad ( que no la modernización que es otra cosa). He trabajado y vivido en paises Modernos que mantienen unas tradiciones casi ancestrales: Suecia, Bélgica.
    Las tradiciones son eso tradiciones y no se han de confundir con la realidad que nos toca vivir.
    Desde mi ateismo y anticlericarismo militante, me fascinan las procesiones de Semana Santa, desde el norte al sur de España. No comparto ni la primera letra de sus creencias, fanatismos y supersticiones pero no puedo abstraerme a tan magnífico espectáculo.
    Un saludo desde Goteborg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Josep por tu respuesta. A quienes escribimos simplemente porque nos gusta, nos nutren los comentarios. Coincido contigo y discrepo en el "espectáculo". A mi me parece incomprensible, fatuo y casi de grand guignol. Pero como decimos: "para gustos los colores". Saludos por Goteborg (y ya me contarás cómo se hace para sobrevivir con tanto frío!)

      Eliminar
  6. Si, me gusta tu blog. Tanto esfuerzo perdido, tanta energía gastada y tanta corrupción. Espanta la realidad. Y la realeza.
    ¡Cuánto odio le tengo a algunas realidades!

    ResponderEliminar
  7. Perdona la falta de actitud, pero me parece que no tienes ni puta idea de lo que pasa en Andalucía con la Semana Santa. La tradición de la Semana Santa es oro para España en general. No sólo significa Fe, Religión o Espiritualidad. Significa tradición, turismo, espectáculo y economía. Además, no entiendo ni nunca entenderé el por qué de esa fijación en contra de lo religioso, cuando el liberalismo es compatible con el ateísmo...

    ResponderEliminar
  8. En efecto. Tal vez no tenga puñetera idea de lo que pasa en Andalucía. Simplemente creo que con la que está cayendo ahora, lo mejor sería usar los ingentes fondos de estas procesiones y demás hechos paganos, en otros temas más comprometidos con la realidad de España (y de Andalucía). Esta tradición de los penitentes (tipo Ku Klux Klan) más parece a las de Filipinas, donde crucifican de verdad a cristianos...pero con sangre. Si son turísticas o de espectáculo, entonces cobrar por la exhibición! Que tiene de religioso romperse la espalda o disfrazarse con un bonete puntiagudo en la cabeza, mientras la gente aplaude o llora por el transporte de un muñeco/a sobre una pesadísima tarima bamboleante? Esto no es liberalismo o ateísmo. Se trata sólo de sentido común del siglo XXI. En fin, anónimo, para gustos los colores. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con todos los respetos, ¿quién es usted para decidir qué sentido común es el mejor?
      Sólo suelta falacias en cada frase. Dice que esta tradición es del "tipo Ku Klux Klan". Como decimos los informáticos, es un "flammer" en toda regla. Obviando las inmensas diferencias entre los actos de uno y otro grupo, usted demuestra claramente una absoluta ignorancia sobre la procedencia de las "caras tapadas" nazarenas.

      Y obviamente, no ha entendido la reseña final. El liberalismo no es compatible con la actitud chulesca, arrogante e irrespetuosa de muchos ateos en los cuales le incluyo.

      Saludos

      Eliminar
  9. Soy sólo el autor que opina libremente tal y como lo estás haciendo tu, sin censura alguna. Hay alguna pequeña diferencia. Pongo mi nombre y mi apellido. Mi desconocimiento sobre las "caras tapadas", en efecto es absoluto. Pero te equivocas en adjetivar mi actitud como chulesca y/o arrogante. No importa demasiado. Seguramente en Andalucía, el más tonto hace relojes de madera. Te digo una última cosa. No responderé más tus anónimos. No me parece correcto. Es todo. Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  10. Tengo claro que la semana santa es espectaculo cultural turistico. Los que llevan las cofradias se creen seres superiores usando lo religioso. Compitiendo entre ellos mismos por ser mas que los demas. Son ansias de poder. Tengo el mejor templo. Tengo el mejor manto. Hice una excelente procesion. Sobre todo delante de las grandes tribunas. El resto del recorrido da igual. Yo suelo poner un ejemplo para definir lo religioso de estos eventos. Los miles y miles de penitentes que van detras del cautivo. Pidiendole infinidad de cosas diversas. Desde aprobar los examenes, pasando por encontrar trabajo y terminando por que no llueva los dias que dura la semana santa. Y yo siempre pienso que se le han pedido tantas cosas que han provocado que no este pendiente de cosas tan importantes como evitar un tsunami que se lleva tantas vidas por delante. Que si. Que es turismo y deja dinero en la ciudad. Pero que muchos de los que se dan golpes en el pecho no sean tan hipocritas.

    ResponderEliminar

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.