Google+ Followers

miércoles, 12 de octubre de 2011

LA TETA DE STEVE JOBS (con todo respeto)

LA TETA INFINITA DE STEVE JOBS

Todos estamos al tanto de su fallecimiento, que lamentamos a todo nivel. Humano y Empresarial.

Sabemos también que su participación en el desarrollo de los productos era fundamental. Era el “alma pater”. Se dicen maravillas sobre su criterio comercial, técnico, de marketing y de diseño. Sin duda todo es cierto, dados los maravillosos resultados obtenidos por Apple.

El genial Steve Jobs.
Sabemos también que la vida no es infinita. Tuvo varios avisos en su salud, los atendió y el final para él, llegó desgraciadamente cuando tuvo que llegar.

Hasta ahí todos de acuerdo.

Ahora sucede, que fallecido Jobs, el más importante de la Empresa, el sin duda más difícil (o imposible) de reemplazar, algunas voces vaticinan el posible decaimiento de los resultados empresariales, de desarrollo, etc. al faltar la “locomotora” de ideas que significaba Jobs vivo.

Ahora qué hacemos?  Tendremos que inventarnos algo para seguir siendo líderes, dijeron los continuadores preocupadísimos!

Y allí empieza el impiadoso descuartizamiento y el guardar “sus trozos” para más adelante.
A grandes males, grandes remedios (habrán pensado los herederos del fallecido). Y lo lograron!
Se inundaron las agencias informativas con noticias muy pulidas, diciendo que Jobs dejó preparados y analizados los temas para los próximos 4 años!...Para toda la línea de productos!...Ya está. Todo arreglado.

Milagro. Jobs seguirá desde arriba con su “teta infinita”, controlando el desarrollo comercial de Apple y los compradores seguirán pensando en lo profundo de su corazón manzanístico, que todo lo que Apple presente como nuevo producto, ya estuvo pergeñado por Steve Jobs, lo que garantiza por esta mística repetida, un resultado en ventas positivo.

Cierto o falso, este recurso ya se usó innumerables veces.

La Sagrada Familia de Gaudí y continuadores varios.
En Barcelona, por ejemplo hay una obra sin terminar, pero que para continuarla, cada tanto y misteriosamente aparecen planos y esquemas “escondidos” que el Arquitecto fallecido hace como 90 años pudo haber dejados vaya a saber dónde…

Me refiero (seguro se dieron cuenta) a la Sagrada Familia. Esta obra sigue alimentando a una cuadrilla de profesionales, empresas, obreros, escritores, subsidios, donaciones y admiradores fascinados por el misterio de nunca acabar que representa esta obra que nunca debió ser continuada después de la muerte de Gaudí. Pero es un buen negocio...para qué negarlo.

Castillo de Campanita de Walt Disney
Vienen los turistas, compran suvenires y sacan fotos, no importa si es la Sagrada Familia o el Castillo de Campanita.

Con Apple pasará lo mismo. Los admiradores a ultranza de Jobs, seguirán con la eterna ilusión y pensarán seguro, segurísimo, que el nuevo producto que compren dentro de 25 años, ya estaba previsto por el genio de Cupertino.  No se sabe si el producto será mejor, igual, o peor. Pero la ilusión y la mística que no falte…

Si pensamos que la Sagrada Familia se sigue construyendo como si Gaudí existiera, porque no un IPhone 23 FS, dentro de unos años!

Como si la teta de Steve Jobs (con perdón) fuera eterna...

1 comentario:

  1. Muy acertado el paralelismo entre Jobs y Gaudi. Ambos vendian sensaciones y emociones, no necesidades reales. En este mundo tan materialista, tampoco está mal comprar sensaciones con un ipad por 1000 euros o visitando la Sagrada Familia (nunca la visité, por cierto)!

    ResponderEliminar

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.