Google+ Followers

sábado, 22 de octubre de 2011

GADAFI Y COMO PERDER EL RESPETO

GADAFI o LA GUERRA DEL RESPETO PERDIDO


Se perfectamente lo que es el odio.
Se lo que es la injusticia.
Se lo que es sufrir una dictadura militar.

Tambien se lo que significa la discreción y el respeto hasta a los enemigos.
Un sentimiento que se aprende en la casa de cada uno, en el ejemplo del padre y la madre.
En los enfrentamientos cotidianos que te produce la vida y el trabajo.

No guardo ninguna simpatía sobre Gaddaffi. Me pareció siempre lo más parecido a un payaso triste con mucho dinero, que seguramente en su casa nunca aprendió lo que era esa palabra. RESPETO. Por eso no lo habrá tenido ni para él, ni para los demás.

De ahí las excentricidades: la guardia de mujeres vírgenes, sus "jaimas" instaladas en la Casa Blanca, o frente al palacio presidencial Francés y/o en Roma. Eso ya es historia.

Pero el enemigo vencido, aunque lo odies,  merece respeto. Auque haya matado a tu hermano o haya destruído tu vida. Para juzgar, la justicia.
Para los humanos, vencedores o vencidos, la altura de miras y el respeto a las leyes.

De lo contrario, si no respetamos ese sentimiento, estamos en el paleolítico.
Viendo las imágenes del tremendo asesinato de Muamar el Gadafi, me dió una profunda tristeza.

No sólo por él. Sino por nosotros como seres humanos.

Hemos visto el escarnio, el ensañamiento y la mirada perversa en la cara de los triunfadores rebeldes libios, al encontrar con vida a este retazo humano ensangrentado.

 Debió ser juzgado como cualquiera otra persona. A eso, al menos, tenía derecho

Tal y como se juzgaron a los criminales nazis en Nürenberg.
Tal y como se juzgó a los autores de la carnicería de Serenbrinka. A los Milocevics y compañía.
A Eichman y otros capitostes del terror. A Sadam Husein.

Nadie se merece lo realizado con Gadafi. Por más miserable y autoritario que haya sido en vida.

Los videos y fotos impúdicas, sangrientas, sacadas como si de una presa de caza se tratara.
Con risas impiadosas y expresiones de fuerte excitación y descontrol. Repetidas una y otra vez en periódicos y televisiones.
Mucho me temo que luego de este espectáculo de Grand Guignol, se conseguirá lo que se debía haber evitado...convertirlo en mártir.

Los seres humanos juzgamos a través de los jueces. No tomamos la justicia por nuestra mano.

De acuerdo. Gadafi fue un monstruo. Pero hasta estos criminales, merecen el respeto por su muerte.

Ojalá que estos rebeldes libios que consideran que la muerte o la ejecución es un espectáculo, puedan reflexionar y que este recuerdo, no les persiga por el resto de sus días.

Estamos en el siglo XXI. Hay muchos que no se dieron cuenta.

2 comentarios:

  1. Es cierto, aunque cueste. Intente ponerse en el lugar de estos revolucionarios que se encuentran con el autor de la muerte de sus padres o hermano? Yo no se si tendría la templanza de aguantarme.

    ResponderEliminar
  2. La muerte de este bárbaro dictador, es la respuesta a los más bajos instintos que generaron los actos de Gadafi durante tantos años. Sea como fuese, me parece mal los bestiales actos generados por estos desatados musulmanes, que ni respetan la vida de ellos, ni mucho menos la de los demás. Debieron llevarlo a la Justicia. Porque cualquier desgraciado y éste no es la excepción, merece un juicio justo sobre sus actos.

    ResponderEliminar

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.