Google+ Followers

viernes, 22 de julio de 2011

EL TANGO Y EL WHISKY


Muchos son los clásicos que no cambian a lo largo de los años y a veces de los siglos.

Será porque nacieron "acabados" y perfectos; o porque llegaron en su evolución a un grado de "terminación" y aceptación que el público dijo: así está bien. Esto no quita pequeñas innovaciones no significativas en el envase o su presentación, pero...

Vamos a los ejemplos.

El whisky: hace cientos de años, se fabrica igual. O prácticamente. Los mismos alambiques, la misma cebada, la misma agua. Nadie piensa cambiarlo porque es un éxito. Simplemente mantener el sabor, sus características y que la gente lo consuma tranquilamente.

El cognac: otro tanto.

El jamón serrano: similar al ejemplo anterior: Cerdo+sal+tiempo. Ya está. Nadie busca mejorarlo porque es perfecto en su sencillez.

Mozart: quién tiene el coraje de cambiar o modificar sus partituras?

Podríamos seguir, pero vamos al

Tango


Es la música rioplatense por antonomasia, repartida entre Uruguay y Argentina de gran aceptación desde comienzos del Siglo XX. Tuvo un período de esplendor entre los años 1930 y 1960. Luego entró en un período un poco oscuro donde se replegó, para resurgir nuevamente durante los ´80 hasta ahora cuando sucede un fenómeno curioso.

Hay desde esa fecha permanentes intentos de "modernizarlo", de "actualizarlo". Con instrumentos electrónicos, percusión, sintetizadores, letras. Todo esto lo que consigue es que la gente se aleje por no comprender a dónde va este movimiento "renovador". cuando lo que quiere es el tango de toda la vida.

A mi juicio, el tango clásico, como el whisky, no necesita que lo renueven. Sólo que lo respeten. 

Que sigan tocándolo con el ritmo del 2x4, con los instrumentos tradicionales (bandoneón, piano, violines)y dejarse de historias que finalmente lo llevarán a parecerse más al Rock and Roll que a lo que es, perdiendo identidad. Los músicos de tango actuales (generalmente muy jóvenes) que deriven su creatividad en otros campos fértiles. El campo del tango ya está abonado.

El tango no necesita revoluciones ni electrónica. Sólo precisa de alguna enamorada pareja de baile, compenetrada en su ritmo, y del embelesamiento que te produce el hecho de escucharlo, para generar su magia.

De lo contrario en poco tiempo, deberemos concurrir a su funeral, que lamentaremos todos aquellos que lo quisimos, tal y como estaba antes de la pseudo- "revolución".

Gardel. Nº 1 eterno de los cantores
Porque el TANGO moderno no existe; es una prueba o un intento que no llevará a ningún sitio. El Tango es y será CLÁSICO

Los modernistas del Tango están montados en un tren que no va a ninguna parte.

Con mi homenaje y afecto permanente a Anibal Troilo, Fiorentino, Alberto Marino, Gardel, Carlos Di Sarli, Floreal Ruiz, Piazzola y tantos otros músicos y cantores que supieron crear y cantar una música para toda la vida.

Y un "odio" silencioso y civilizado a los que destrozan el tango con la pretensión del progreso y la innovación.

Chan, chan!

1 comentario:

  1. Coincido con Ud., el mejor tango es el del 40.
    Las versiones de Pugliese con Morán, Di Sarli con Rufino; Miguel Caló con Berón, todas tiene casi la altura de un clásico de la llamada "Música Seria"
    Son irreemplazables e inigualables. Que se quiten todos los tangos experimentales que rechinan y no se entienden ni para escuchar, ni para bailar. saludos desde Argentina.

    ResponderEliminar

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.