Google+ Followers

domingo, 19 de junio de 2011

VIEJOS AMORES y EL MANUAL DE INSTRUCCIONES.

 SEAMOS SINCEROS!


Quien no recuerda los viejos amores?

Esos que durante la juventud te llevaron desde el debut de un éxtasis temprano a una profunda desazón cuando se acababan. 
Y lo peor es que cuando reflexionas sobre ellos, no recuerdas el motivo del porqué se fracasó.


Esas relaciones que se creían para toda la vida…Y duraban pocas semanas…
Eran en general ardientes y tormentosas. Uno no comprendía casi nada de lo que pasaba.

Ahí te dabas cuenta que las parejas (hombre o mujeres) veníamos sin un Manual de Instrucciones.

Entonces buscábamos y/o teníamos los compañeros del Colegio, luego de la Universidad, o los amigos a quien contar los problemas, analizar qué había sucedido…Todo en vano.  Casi nunca se cumplía lo que te proponían o lo que imaginabas…

Ahora, con la madurez  y los años, eso se pierde.  No hay más sorpresa. Ya sabes prácticamente cómo irá, cómo se desarrollará y casi…cómo terminará.

Pocas novedades luego de haber transcurrido tantas y tantas experiencias. 
Nos enfocamos al cálculo de resultados. Vamos a lo que vamos.

Por eso (y sólo por eso) odio el paso del tiempo. Porque se perdió la sorpresa, lo imprevisto, lo imponderable.

Porque la experiencia hace que de las relaciones lo sepamos ya  casi todo.

Y esto confieso que además de ser aburrido es realmente imperdonable.

 Porque sabemos que no hay vuelta a la inocencia. Nunca jamás.

5 comentarios:

  1. Hola Fernando,soy Silvia
    Si bien es cierto que cuando uno es joven e inexperto,cada relación es única y fatal.
    No olvidemos que las hormonas en la adolescencia y juventud bailan a piacere.
    En la edad madura la relación es diferente,si es prolongada,es cierto que no tiene sorpresas,está todo dicho,pero existen personas maduras que descubren cosas nuevas y menos culpa en poder relacionarse.Creo que no es tan negativo como lo pintas.
    Además," mientras hay vida hay esperanza"

    ResponderEliminar
  2. Silvia, es un alivio que se diga "mientras hay vida hay esperanza"!
    Gracias por el comentario!

    ResponderEliminar
  3. Hola: los viejos amores no terminan nunca. Se atenúan, uno cree que están en el olvido, pero en cualquier momento, aparecen y reverdecen. No hay mucha gente que lo reconozca, pero hay improntas que no se borran. A mi me sucede y creo que a la mayoría nos pasa lo mismo. Decirme si no es una gozada un reencuentro con la ex-novia/o; si no está lleno de buenos momentos y de recuerdos?

    ResponderEliminar
  4. Hay una canción de Pablo Milanés que dice "El tiempo pasa/nos vamos poniendo viejos/el amor no lo reflejo/como ayer./En cada conversación/cada beso,/cada abrazo/se pone siempre un pedazo/de razón." Tal cual. Pero a veces, con suerte, algo se sale de libreto. Qué sé yo, quiero creer. Sin embargo, y para no odiar tanto el paso del tiempo (prefiero gastar odio en empresas que no están perdidas de antemano), te diré que eso de no entender nada tampoco era siempre taaaaaan divertido, no idealicemos. Nos hemos comido cada garrón de puro ingenuos, hermano!

    ResponderEliminar
  5. A Claudia: coincido casi totalmente contigo. Es una vieja pelea del ser humano el pretender luchar contra el tiempo...y además ganarle!
    Imposible. Además de inconducente, patética; sólo ver las señoras mayores llenas de botox, que apenas pueden hablar, pretendiendo haber detenido su juventud en una edad imprecisa pero siempre ridícula.
    En lo que no estoy de acuerdo es en la ingenuidad. Es, para mi, una virtud que trato de practicar. Aún me sorprenden algunos temas de relación que me dan bastante "manija" en los sentimientos. No se debe perder ni la sorpresa ni la imaginación. Seguimos en contacto cuando quieras.

    ResponderEliminar

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.