Google+ Followers

viernes, 22 de abril de 2011

PROCESIONES CON "P" DE PAGANISMO


SON MUCHAS LAS COSAS QUE NO SE ENTIENDEN, PORQUE PASAN POR EL SENTIMIENTO.

A mi me pasa que de las tradiciones cada vez comprendo menos. Será porque soy un agnóstico y ácrata irredimible.
Entre las tradiciones que no comprendo, están las procesiones.

Mezcla de fervor y paganismo.

Mueven de tal manera la intensidad de los sentimientos, que luego de un año de trabajos (me pregunto para qué tanto tiempo?), cuando llueve no pueden salir!
Entonces vienen las deliberaciones de los "hermanos cofrades" que sesudamente analizan si salen o se quedan. Si salen y se mojan, vuelven.

Si salen y hay buen tiempo, dan un paseo, portando una carga poco aconsejable para el cuerpo humano, haciendo cuidadosos pasos cortos, mientras que los que contemplan este curioso estoicismo, aplauden y se emocionan. algunos/as hasta lloran, motivados por un oculto sentimiento religioso o místico.

El problema está si no pueden salir.

Luego del conciliábulo pertinente, y de decidir entre todos que no salen, sobreviene la catarsis. Aquí lloran no sólo los que esperaban fuera; lloran especialmente los nazarenos-portaleros (vienen a ser los sufridos cargadores), el capataz (que es el que los guía, porque además no ven por donde van...), los ayudantes, el Hermano mayor de la Cofradía y todo quisqui vinculado a estas ceremonias.

Pero no es un llantito. Es como que hubiesen perdido una pierna o un ser querido, o la lotería por un número.

Lloros y consuelos; abrazos y palmadas que no terminan hasta que alguien dice: -bueno el próximo año seguro podremos...
Entonces se retiran confortados no se sabe a donde, aún vestidos para la ocasión, con la sensación del deber cumplido.

Es decir: trabajaron un año, se visteron como una especie de monjes fantasmales, ensayaron llevando una carga sobre sus hombros que asustarían en condiciones normales a un dúo de percherones, para conformarse...  hasta dentro de 365 días. Donde tal vez se repita el proceso. Lluvia, llantos, etc.  y a quedarse en casa...


Curiosamente esta tradición, en verdad insólita, se trasmite de padres a hijos. 

Sin duda además del fervor religioso, los niños heredarán los dolores  consecuentes al esfuerzo de llevar semejante peso sobre sus espaldas.
Pero esto no parece importar demasiado en haras de la tradición...



Me pregunto entonces qué tendrá esto de las procesiones para que un ser humano, haga semejantes esfuerzos físicos y económicos, para considerarse "afortunados" de ser portadores de una pesada y barroquísima tarima llena de dorados barrocos, una imágen, en general, con expresión de dolor, vestimentas de lujo, candelabros, velas y velones...mientras lo que no tienen ese privilegio (?), miran, aplauden, se conmueven o lloran descorazonadamente.

En síntesis compañeros de blog, visto lo visto, no se consuela el que no quiere...

8 comentarios:

  1. Acabo de aterrrizar en este blog porque leí su comentario el la propuesta del periódico El País.
    Después de leer lo que escribió sobre las procesiones, creo que es un sentimiento que para algunos tiene que ver más con una tradición cultural y un status que con un sentimiento religioso. Me consta que son varios agnósticos y ateos los que se pelean por ocupar un sitio debajo de esos tronos, y que luego de terminar el recorrido tienen el cuerpo dolido por varios días. Son muchos padres los que afilian a sus hijos de pequeños y les inculcan el amor al santo/santa de turno para luego tener oportunidad de estar entre los elegidos y así "mandarse la parte". Actualmente las procesiones han perdido el sentido religioso para convertirse para muchos en un atractivo turístico.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por su comentario Spinoza. Seguimos en contacto. Le cuento que si los temas de arquitectura o diseño son de su interés, tambien tengo un blog de reciente creación que se llama ARQUITERAPIA.
    Lo puede ver en www.arquiterapiaa.blogspot.com

    Es divertido e ilñustra sobre estos temas, en lenguaje sencillo.
    Saludos desde Barcelona y gracias.

    ResponderEliminar
  3. me gusta su blog, es interesante. Lo unico que pediria que tenga fondo negro y letra grisada. Su contenido y las imagenes son sabrosas.
    El rojo sobre el azul da relieve, y distrae de los articulos interesantes
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho su blog y comparto su opinión sobre las procesiones. Yo, que también soy agnóstica, asistí de pequeña a muchas de ellas con mi madre y , realmente, sentía una pena enorme por aquel pobre hombre que llevaban en un ataúd...y me daban ganas de llorar. También recuerdo cómo me aterrorizaba la imagen del Nazareno (con la cara negra)de la iglesia de mi pueblo. Pero lo que ocurre, por ejemplo, en las procesiones de Sevilla, ya parece más un espectáculo carnavalesco que un acto de culto religioso. A veces, viendo las imágenes de los "hermanos" llorando..., da un poco de risa.

    ResponderEliminar
  5. Buenos días,
    Me he dado un paseo por su blog y estoy bastante de acuerdo en sus comentarios.
    Referente a este tema debo decir que eh visto más de una procesión y me da una especie de vergüenza ajena mezclada con rabia cuando veo gente llorando por una estatua "martirizada" que a todo esto lleva ropajes de oro, pero señores estamos delirando!!!Creo que todo es un espectáculo escabroso, que no tiene sentido y no lo considero parte de mi cultura. Y referente a si se muelen la espalda pues allá ellos ,como si se fustigan, que tambien lo hacen. Pero que no sean tan hipócritas de llorar po una ideología religiosa y luego ven un vagabundo son capaces de hasta pisarlos... ESTE MUNDO ESTA LOCO!!

    ResponderEliminar
  6. Ana: España está llena de tradiciones, algunas inexplicables. Esta por ejemplo de las procesiones es tan antigua como incomprensible. Los llantos cuando ven la escultura que es llevada, no se ve en ningun museo...Los llantos por no poder salir luego de UN AÑO (!) de estarse preparando y limpiando sobre limpio el muñeco, es tambien muy extraño. Casi es preferible ir a un club que encontrarse frente a esas muñecas vestidas como reinas...pero sobre gustos, los colores.
    Gracias por ver el blog y seguimos en contacto cuando quieras.

    ResponderEliminar
  7. Nada místico. Siempre me pregunté que será de las personas que no llevan naturalmente creer en algo más allá.. ahora lo sé, claro que cada persona lleva sus creencias como quiere (algunos mas exagerados que otros) pero quienes somos nosotros para decir lo contrario, ni de los agnósticos que viven su realidad de lo más lógica y natural, ni de los creyentes que sienten su creencia (sea cual fuera) de lo más lógica y natural.

    ResponderEliminar

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.