Google+ Followers

miércoles, 29 de septiembre de 2010

BESANDO LA CAMISETA

Veo nuevos pequeños personajes a la hora de "odiar".

Por ejemplo: los jugadores de fútbol que al ser contratados BESAN LA CAMISETA...

Este mismo gesto lo harán en el próximo club al que vayan a jugar. Y al otro, y así por todo el tiempo que esté activos. Por ello se nota palmariamente que el "amor" que profesan a los colores y a la camiseta, se esfuma inmediatamente y es reemplazado por el próximo cheque.

Lo mismo sucede con las expresiones que vierten en las inefables conferencias de prensa.
"Era un sueño venir a jugar en la Institución XXX"..."Desde niño ya sentía estos colores"..."Vengo a dejar todo de mi por el equipo"..."Seré un granito de arena más en el Club"...y así hasta la eternidad.

Ejemplos recientes sobran.

Ibrahimovich ó Forlán besando la camiseta del Barça o del equipo en que se encuentren..

Eto´o tambien besó esta camiseta...
Al cabo de unos meses, besando con la misma intensidad la camiseta del Milan; hasta que sea traspasado, por ejemplo, al equipo del Sultanato de Omán, donde tambien besará la camiseta y dirá que era una ilusión para él, etc. etc.

Es el círculo virtuoso del dinero, que suplanta los afectos... por los "efectos".

Hasta que un día se terminen los besos a las camisetas y a las Instituciones y tal vez, digo tal vez, aparezcan en sus cabezas bastante mal amuebladas por cierto, los afectos verdaderos y se sorprendan tocando la vida real.

No ya una pelota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Critica, propone, corrige lo que desees; por favor, sin insultos! Se trata simplemente de disentir, pero siendo amables. Tengo previsto no moderar comentario alguno, siempre que seamos correctos en la expresión. Saludos y muchas gracias! Si crees que alguna cita o imagen tiene Copyright o viola algun derecho adquirido, avísanos que inmediatamente será modificado y pediremos disculpas.